• +56 9 47525055 /
  • hola@bebedemama.cl

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

Desde que me convertí en mamá

2017-12-10 22:18:35 UTC

Desde que me convertí en mamá

Una de las cosas que MÁS hecho de menos desde que me convertí en mamá es justamente lo que muestra la foto!!. Llegar a la casa después de una larga jornada, sacarme el sostén y ponerme pijama. ¿Por qué ahora no lo puedo hacer? Bueno la respuesta es muy sencilla. Porque doy leche y hacerlo significaría quedar empapada jajajaja. Ando con mi sostén maternal y mis absorbentes de leche de arriba abajo, día y noche. Extraño enormemente dormir a pechuga suelta (dormir también es otra de las cosas que extraño), sin preocupación. Es que quitarse el sostén (para mi) es un acto de liberación enorme, es decir "se acabo mi día!".

Extraño dormir más de  3 horas seguidas. Antes de convertirme en mamá mis días sábados y domingo (alguno, no todos) empezaban a las 11- 12 Hrs tenían un break de 4- 7 pm (siestecita) y terminaban cuando me acostaba a las 00 hrs. Dormir profundo, dulce sueño reponedor. Dormir de guatita, de lado, hacia arriba pero moverme con tranquilidad, es que no hay nada como un buen tuto, una buena siesta de domingo, incluso acostarse temprano un día de semana.

Extraño bañarme tranquila y darme algunas sesiones de SPA casero, una exfoliación en la ducha, una máscara para el pelo, pintarme las uñas de manos y pies y sacarme el color si no me gustó como quedó o si me quedó chueco, disfrutar del agua cuando cae y sentirme bien en ese espacio conmigo misma, mirarme al espejo antes de entrar a la ducha y fijarme en mis detalles y los de mi cuerpo. Ahora mis duchas son tan rápidas que muchas veces he confundido el acondicionador con el shampoo y he olvidado mi tatuaje en la espalda, que cuando lo vuelvo a mirar me asusto y me pregunto "¿Qué tengo ahí"?.

Extraño ir al baño con la puerta cerrada. Es que me resulta imposible en la semana por lo menos, que es cuando estoy sola con mi bebe. Mis idas son con la  puerta abierta muchas veces en un ángulo que le permita ver a ella que mamá esta cerca (cuando anda más sensible), si no de igual forma con la puerta abierta y si la escucho afligida le grito "Acá estoy" eso me da unos segundo más de tranquilidad. 

Extraño leer. Tengo 2 libros que me encantan esperando por mi, he tratado de empezarlo varias veces pero no jajaj siempre pasa algo y lo dejo de lado, después ni me acuerdo y así una y otra vez.  Para el babyshwer de Amalia me regalaron una silla musical muy bacán, cuando la instalamos en el living de la casa justo al lado de una poltrona, me dije "Que rico!!" acá dejaré a la Ami mientras yo me siento y leo a su lado jajaja ¡ILUSA! por su puesto que he dejado a la Ami en su silla y yo me siento a su lado, pero a jugar con ella no a leer jajaja.

Extraño mi memoria, aunque esto no sé si tiene tanta relación con la maternidad. Pero desde que nació la Ami, mi cabeza anda en cualquier parte, muchas veces dejo a mis amigas esperando respuesta en el WhatsApp o las saludo y nunca más le hablé, se me olvida lo que estaba haciendo y lo que tenía que hacer. 


Así podría nombrar un par más, pero hay algo que no extraño ¡mi vida sin ella!