• +56 9 47525055 /
  • hola@bebedemama.cl

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

La primera salida

2018-01-31 18:32:23 UTC

La primera salida

Me costó un montón salir la primera vez. Y fue principalmente porque Amalia no tomaba mamadera.

La Previa...

Cuando me enteré del magno evento que se avecinaba (un matrimonio) pensé "debo ir" casi de forma imperativa yo tenía que lograr salir aunque sea una vez de la casa sin mi guagua. Ya estaba cansada, agotada, quería tiempo para mi, quería relajarme y disfrutar. Como los matrimonios son avisados con anticipación, tenía por lo menos 2 meses para prepararme y lograrlo.Lo primero que hice (hicimos) fue detectar cuál era la traba principal. y ¡voila! Mi pequeña no tomaba leche en otra cosa que no fuera su pechuga, ¡primera complicación!. Segundo nunca había quedado al cuidado de otro por más de 20 minutos. Bueno el segundo problema no me complicaba tanto, las opciones que teníamos para quién fuera su cuidadora el día del matrimonio eran: Mi mamá o la Mamá de mi pololo (sus abuelas) así que por ese lado súuuper tranquila, un problema resuelto. Ahora ver cómo solucionábamos el primero: La toma de leche en la mamadera. ¡¡¡Valor!!!!

Fui a mi cocina y vi el mueble donde guardo los vasos y estaban tooodas las mamaderas que nos regalaron durante el embarazo. Tome varias, las esterilicé y partimos!!!! ¡Ouch! ¿Y cómo me saco la leche? Recordé que me habían regalo un extractor manual, así que lo busqué y empecé, resultado: No más de 10 ml de leche. ¡¡¡Frustrante!!! Así lo intenté día a día y el extractor no era lo mío. Empecé a sacarme leche de forma manual, cual vaquita lechera, de esta forma conseguía mucho más que con el extractor. Me informé de cómo almacenar mis reservas y empezamos, resultado:

1) No hubo caso, la mamadera nunca la tomó, no le gustaba el tete, la forma, me la tiraba y al final lloraba. (Amalia tenía 4-5 meses aprox). No la iba a forzar, cambié de mamadera. Con esta nos fue un poco mejor, al principio la tomo, luego de unos pocos días lo mismo, no había caso.

En búsqueda de la mamadera perfecta....

Así partió la travesía, como yo vendo mamaderas las primeras opciones fueron las marcas que trabajo y así elegimos GentleBotlle de Olábaby. Una mamadera blandita, con flujos por edad, de colores. A primera vista le agradó, luego se la pase para que la conociera y le gustó bastante, se la llevó a la boca, jugaba con el chupete. 

Comenzamos dandole leche en varias horas del día y poca cantidad, para ver como iba evolucionando. Ningún problema, se tomaba la mayor cantidad de leche en el día, todo era color de rosa hasta que.... llegó el intento de noche.  Siempre la bañábamos y luego leche y dormir, claro que se quedaba dormida con la pechuga hasta ahí no había problemas. Entonces cambiamos la rutina. Leche, baño, dormir. Lo intentamos un par de veces funcionó. 

Estuve un mes juntando leche, me regalaron un extractor eléctrico (salvación de mi vida) y unas bolsitas para almacenar leche. Guardaba de a poco, porque Amalia no tomaba más de 60 ml en la mamadera. Así que había que darle cada una hora aprox los 60 ml, para que no pasara hambre.

Llegó el día....

Lo bueno de este matrimonio es que fue temprano, a las 18:30 debíamos estar ya en el lugar y nos quedaba a 10 minutos caminando de la casa, así que fue mucho más fácil todo. Por su puesto que me arregle como si la novia fuese yo jajaja, no salía hace 6 meses era una ocasión especial. Llegó la tía y la abuela (finalmente la cuidaron ellas 2), nosotros estábamos listo. Las papas listas, juguetes listo, todo listo. Hora de marchar. La miró y todas mis motivadas ganas de salir se me fueron al carajo, no quería dejarla, PERO, necesitaba salir, tener un tiempo de relajo decía yo. ¡Si claro! Como buena mamá primeriza, creo que la primera hora pregunte cada 10 min. si estaba todo bien, y por su puesto que estaba todo bien, ¿Por qué no iba a estarlo? y si algo pasaba me iban avisar, lógicamente. Así que me relajé y al fin pude disfrutar. Como me había sacado leche me tome unos tragos, baile, comí tranquila. A la hora crucial, que era la hora de dormir pregunté si estaba todo ok, ya se había dormido, ¡QUE ALIVIO! 


Parte final...

Estuve en el matrimonio hasta las 00:00 hrs, si temprano, pero ya llevaba 6 horas fuera, un gran logro. A esa hora le tocaba otra papa, la más difícil, porque generalmente buscaba la pechuga en sí, más que tomar leche. Al tratar de darle la mamadera, despertó y bueno nada que hacer, me llamaron y partí enseguida. Llegué y ahí estaban sus ojitos, estiró sus manitos y la abracé. Se acabó el llanto y la pena. Me cambie de ropa, le di leche y durmió. Yo me sentía despejada, alegre, con nuevas energía, en conclusión me hizo súper bien salir sola. Si tienen la oportunidad de salir, aunque sea un par de horas háganlo, no solo les hará bien  a Uds., a sus bebes también. 

Ahora encontré una mamadera que la toma de noche.... Pero eso se los cuento después.



-Bebé de Mamá-